jueves, junio 22, 2006

Ezcaray, a 22 de junio de 2006




EDITORIAL: A POR ELLOS, OE, ¿O NO?
Hola:
Una semana más, la segunda, me reúno aquí junto a mis pocos acólitos, quizás algún día llegue a ser un batiburrillo de gente, quien sabe, lo que importa que seamos 20 o 2000 lo pasemos bien.
España, la selección, me está dejando de momento buen sabor de boca, pero no me voy a poner eufórico ni mucho menos, si llegamos a cuartos nos podemos dar con un canto en los dientes. No sé quien gane este mundial, me conformo con que no haya ese unte arbitral tan descarado que se produjo en el último mundial, cuando contra todo pronóstico ganó la anfitriona Corea del Sur, por algo sería. Sin embargo aquí hacemos un mundial, y Naranjito acabó hecho zumo, que yo sería ñajo, pero estas cosas siempre te marcan.
De momento, como digo, no hay quejas, además, que no sabemos jugar en equipo, no pasa nada. Tenemos ahí a Alonso o Nadal, que solos se defienden de cojones, bueno, vale, también está Sete Gibernau, que le ha cogido gusto a besar el suelo, que parece que Juan Pablo II se hubiera reencarnado en él...
Una cosa digo, como España gane el mundial, Hipercor se arruina, con esa promoción de que si gana España tus compras salen gratis, bueno, a lo mejor un límite de precio, que no son tontos. Pero si no, lo que van a perder. Vale, tenéis razón, antes Irán suelta la temida bomba atómica y se arma un cipostio fatal que desencadena la III Guerra Mundial a que España alce el ansiado trofeo. Pero como hay gente que me está contagiando su ilusión, y es bonito soñar...Antes de despedirme y dejaros con los contenidos habituales, saludar a los de TVR, que se siguen negando a darme una mínima oportunidad, pero sin rencores, lo único que no puedo tener experiencia en la tv si no me la dan, y esto se convierte en un círculo vicioso, que yo me conformaba con hacer encuestas divertidas en la calle y aguantar este lindo calor veraniego, pero no pasa nada, y eso que he perdido mazo peso, pero ya me acostumbro al rechazo. Si las tías me rechazan porque me tiño el pelo de rojo y creen que lo hago porque soy gay... no seré gay, pero odio seguir la corriente impuesta y las modas que la sociedad establece. De hecho, me cago en la puta sociedad, pero limpiándome el culete, que la higiene debe ir por delante.

1 Comments:

Blogger una rana said...

La verdad es que me estaba gustando bastante tu blog hasta llegar a este post. Me sorprende que a alguien que odia seguir corrientes y se cague en la sociedad no tenga vista suficiente para despegarse del deporte "rey" (tan monarquico). Si tan rojo eres, ¿no va siendo hora de dejarse entretener con el circo?

Me alegraste el dia con tus palabras tan realistas en el resto de posts, pero me da rabia ver como hasta el más rojo es también un aficionado al entretenimiento por excelencia. Y no digo que sea malo entretenerse, según la proporción, (casi siempre alta, puesto que el trabajo ocupa la mayoriía) pero cuando ves que el futbol llena la boca del personal dia y noche, cuando no son diversas vanalidades, ¿qué queda?. Yo te lo digo, una realidad que "se debería cambiar" de la que muchos critican, lloran y maldicen y que ahí se queda inmutable mientras nos vamos de vacaciones, al futbol, a ver la tele, la última película del cine, a pasar el dia currando, a... ¿Acaso podemos cambiar algo? Desde luego, así no. ¿La alternativa? Todo lo que conlleve competición desterrarlo de las inquietudes diarias, todo lo que conlleve falta de cooperación, ya sea el arraigado en el modelo de enseñanda, modelo de empresa, modelo de políticas(oligarquicas), etc, porque nadie gana porque "su" equipo, "su" partido político, "su" religión esté "por encima" de otros, ¿qué coño significa algo tan volatil y que requiere tanta deboción?. Igualmente la inexistencia de promoción de movimiento social y voluntad con verdaderas herramientas eficaces de democracia que brillan por su ausencia podrían ocupar el espacio de la mera actitud pasiva del entretenimiento diario. El azucarillo de la competición es eso justamente, sacia el apetito pero no quita el hambre, mata la voluntad ciudadana y mientras los propios ciudadanos la defienden, es el circulo perfecto. Joder, espero que algún dia las fiebres competitivas se les pasen a las sociedades porque en la distracción que se ejerce sobre la masa se basa esta artimaña tan ampliamente aceptada y evidentemente cruel a ojos de quien puede/sabe ver.

9:54 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home